Reflexiones de un día cualquiera. Ardilla, tres y el código.


Cuando paseo por el camino
del parque del que soy vecino
observo los que aquí habitan
esos que saltan, bailan o dormitan.

Pequeños seres que cada momento
con todo en calma o con mucho viento
lloviendo o nevando, buscan sin cesar
algo con lo que a sus peques alimentar

Y de cuando en cuando se detienen
al ver que las personas vienen
Porque saben cómo son los humanos
destrozan todo lo vivo con sus manos
así que en sus hogares se esconden
y esperan a que las personas no ronden.

Pero un día una pequeña ardilla
fue pillada desprevenida por una chiquilla
Se quedo paralizada, sin reaccionar
mientras la humana no la dejaba de mirar.

Se acercaba a ella con la cara sonriente
y no sabía donde podía meterse.
Su casa estaba demasiado lejos
y no es que tuviese muchos reflejos.

Decidió entonces quedarse parada
a ver si la niña se aburría y la ignoraba.
Pero no funcionó la estratagema
y con las manos la cogió, menudo problema.
La ardilla  temblando estaba
su final tristemente esperaba

ains moriré estrujada cual albondiguilla
no dejaba de pensar en que la haría papilla
aunque ocurrió algo imprevisto
algo con lo que no contaba y no había visto.

La nena, con ternura empezó a acariciarla
y con una voz suave trato de calmarla.
Tranquila pequeña ardillita yo te protejo
Y luego le grito a otro animal a un bichejo.

Fuera, alejate, esta ardilla no es tu alimento
le dijo a un gato salvaje y mugriento.
El gato maulló y se puso encolerizado
ella le lanzó una patada que lo dejó atontado
El cazado viéndose que estaba herido
abandono la caza totalmente vencido.

La ardilla entonces se dio cuenta
y la puso muy contenta
que la humana no era malvada
si no que era su aliada.

Le había salvado su apreciada vida
por lo que estaba muy agradecida.
Ambas, niña y ardilla se despidieron
"pronto volveremos a vernos" se dijeron.


La ardilla comprendió que hay personas
que llegan a usar un poco sus neuronas
Que no todas son malas como creía
También hay gente buena que ya conocería
Algún día, en otro lugar y en otro momento
porque aquí ya se acaba este cuento.



Feliz día de la poesía.
Y ahora mis 3:


  1. Tres:

  2. Hoy he leído un cuento que me ha encantado, porque me he sentido muy identificado ya que yo hice también de voluntario enseñando a gente mayor nuevas tecnologías. Lo ha escrito Henar, se titula María Dolores y la Deep Web
  3. Hoy Jesús me ha citado en un estupendo post que habla sobre aprendizaje colaborativo, tuvimos una conversación interesante que ha dado sus frutos. Recomiendo que lo leáis.

Y hasta aquí mis 3, descansad y mañana juntos viajaremos por un nuevo día.

Bonus track: https://www.youtube.com/watch?v=n755OHkKUGY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada