10 reglas para hacer buenos experimentos económicos

Estoy asistiendo a un curso sobre economía experimental en la universidad de Midlessex, entre otras cosas nos enseñan que elementos a tener en cuenta a la hora de asegurarnos que los experimentos que hagamos tengan buena calidad. En esencia hay que seguir las siguientes 10 normas:

  1. Tratamientos
  2. Entre y Con
  3. Incentivos
  4. Efectos de orden
  5. Replicabilidad
  6. Controlar el experimento 
  7. Enmarcado
  8. Los experimentadores no mienten
  9. Existencia de sesgos psicológicos conocidos
  10. Observaciones Independientes
El profesor que lo imparte es Pablo Brañas, y lo que nos ha explicado lo puedes encontrar en su libro con más detalle. aquí os pongo un breve resumen.
1. Los tratamientos. 

En un experimento se establece una serie de instrucciones, incentivos, reglas, etc., comunes a todos ellos y tan sólo realizaremos una única variación entre cada par de tratamientos.Nunca se deben cambiar dos cosas a la vez entre tratamientos. Eso sería un error fatal. No sabríamos a cuál de los cambios se debe el efecto observado.
Antes de hacer el experimento es hacer un modeo, un piloto, para probar a ver como se va a comportar.





2. Entre e intra. 


Un diseño entre sujetos significa que distintos sujetos participan
en distintos tratamientos. Un diseño intra sujetos significa, por el contra-
rio, que son los mismos sujetos los que participan en los distintos tratamientos.

3. Efectos de orden


En un experimento la persona puede ir enfrentandose a decisiones siguiendo un orden, es bueno que este orden cambie de persona a persona, al igual que es bueno guardar el orden en cada persona para ver si el orden de las decisiones tiene algún efecto.


4. Los incentivos. 


Si quieres hacer un experimento donde quieras ver si los incentivos juegan un papel importante en las decisiones, hazlo con incentivos reales y no hipotéticos.

5. La replicabilidad. 


Un experimento a de ser repicable, por eso se tiene que compartir toda la información de este para que otros puedan realizarlo y comprobar que sale lo mismo o no. E incluso mejorarlo.

6. Control del experimento


Hay que controlar todo lo que pueda afectar a los participantes y anotarlo;  desde la luz, la acústica de la sala, quién sea el experimentalista, el color de la pantalla del ordenador, todo puede tener un efecto.

Como regla general no debemos cambiar nada a lo largo de todas las sesiones de un experimento (mantener la luz constante, no emitir sonidos, ni cambiar colores del fondo de la pantalla).


7. Framing. 


El efecto “marco” se refiere fundamentalmente a que hemos de ser
conscientes del vocabulario que usamos y en qué contexto pedimos que los sujetos tomen decisiones. Sabemos que el lenguaje, los formatos, los procedimientos,etc., afectan a las decisiones de los sujetos.


8. Los experimentalistas no mentimos. 


Con la idea de proteger la credibilidad de los experimentos y de los experimentalistas tenemos como norma inviolable no
mentir a los sujetos experimentales.


9. Existencia de sesgos psicológicos conocidos. 


Hay una serie de sesgos muy estudiados que hemos de tener en cuenta a la hora de hacer un experimento: Los sujetos suelen ser aversos a las pérdidas, esto es, huyen de acciones que impliquen (o puedan implicar) pérdidas. Tampoco les gustan mucho los cambios y suelen preferir el statu quo. Por tanto, no es nada anormal que mantengan una decisión, es decir, que no la varíen. Igualmente, es muy común que los sujetos asuman de manera inmediata una ganancia (efecto renta) o que con rapidez consideren que algo que obtienen es suyo y estén poco dispuestos a perderlo. A este último se le se conoce como efecto “dotación”.

10. Observaciones independientes.


 A la hora de analizar los datos experimentales es importante que las observaciones sean independientes y comparables. Si haces un experimento de grupos lo que estudiaremos no es la persona en sí, aislada, si no al grupo y a la interacción de la persona con el grupo.

Bibliografía

ECONOMIA EXPERIMENTAL Y DEL COMPORTAMIENTO  PABLO BRAÑAS GARZA , ANTONI BOSCH, 2011
ISBN 9788495348753

¿Competir es bueno?

 Permitidme una pequeña reflexión

¿Competir es bueno?

Pues depende, primero hay que dejar claro que significa competir.

Competir es participar en una actividad donde se declarará un ganador que cumpla ciertos requisitos.

Por ejemplo en una carrera el que llegue primero a la meta.

En la naturaleza hay muchos ejemplos de competiciones, como los deportes o conseguir comida.
Algunas competiciones te juegas tu vida, en otro solo poner a prueba ciertas habilidades que poseas.

Por eso hay que definir bien a que competición nos referimos para saber si es buena o mala.
Si competimos por traer comida a casa y no ganarla implica la muerte del que no la consiga yo la considero mala.
Si competimos por ver quien corre más rápido y al que gane le damos un premio pero sin implicar que el resto se quede sin comida yo lo considero bueno.

¿En el mundo de la ciencia es bueno competir?

Pues como antes hay que dejar claro cual es la competición. ¿Qué quiere decir eso de competir en ciencia? ¿Elegir entre unos cuantos cual tiene mejor puntuación en ciertas variables y darle dinero por ello?

Si perderla implica que no ganas dinero y por tanto tu supervivencia peligra, claro que es mala.
Si en cambio perderla significa que no ganarás más dinero para poder comprarte una casa más grande o más coches, pero que de todas formas tienes una renta básica que te cubra las necesidades esenciales pues puede ser buena.

Puede ser porque para determinar si es adecuada o no la competición tenemos que tener claro que características son las que se premian. LA arrogancia? la habilidad matemática?la capacidad de convencer? la capacidad de enseñar? la capacidad de hacer cuentas? la capacidad de encontrar patrones?

Hay que dejar claro cuales y cómo medirlas porque en función de lo que e premie tendremos científicos con ciertas cualidades u otras.

La competición puede surgir por que no hay dinero para todos , o bien si hay pero se quiere elegir a los que tienen cualidades más altas.

La competición en su justa medida puede ser buena, pero no te asegura que tengas los mejores resultados. Puede ser que para alcanzar los mejores resultados en una actividad haya que colaborar más que competir. Hay que estudiar bien cada caso y no dejarse llevar a los extremos.




Y para acabar os dejo con el concepto de Pareto eficiente

Disfrutad y aprended ^-^