Regulación

Apenas ha dormido esta noche, el recuerdo de lo que paso ayer no le ha dejado descansar. Sus manos están muy nerviosas y derrama la leche que iba destinada al vaso.
El sentimiento de culpa le domina, el sudor recorre su frente, nunca debió realizar tal acción.
Desde pequeñito le han enseñado que eso está mal, que es un pecado contra la sociedad. Va al lavabo y se moja la cara, su barba de tres días y sus ojeras reflejan la maldad que ha llevado acabo.
A pesar de que se encuentra mal decide ir a trabajar, no hay que levantar sospechas.

Sale de su casa y recuerda que el coche lo dejó en el lugar del crimen, ¡MIERDA!. Tranquilo, tranquilo, después pondré una denuncia.
Coge el metro, en el vagón no para de darle vueltas a lo que ha hecho, sus padres, sus amigos no se lo perdonaran. Pero debe aparentar normalidad, la gente del metro empieza a mirarle raro, huele mal y va despeinado, aunque eso si lleva una corbata elegante.

Sale de metro, mira a los lados, juraría que ese hombre trajeado me está siguiendo. Empieza a callejear para esquivarlo, oye pasos cada vez más cerca, no, no debes mirar atrás. Acelera el movimiento de sus pies, el que le sigue también lo hace. Gira a la izquierda en un callejón y cuando sospecha que el hombre del traje le va alcanzar el también se gira dispuesto a enfrentarse a él. ¡NADIE!, cálmate , te estás volviendo loco, lo de anoche fue grave, pero nunca más lo volverás a hacer.

Entra a la oficina, todo parece normal, saluda a los compañeros , mete su código de acceso y enciende su monitor. Empieza a trabajar, hay informes que necesitan estar entregados antes del mediodía.

Han pasado dos horas desde que llego al trabajo, el estómago empieza a solicitar atención, se levanta y se dirige a la máquina.


El donuts le ha sentado bien, empieza a relajarse, luego a la hora de comer irá a poner la denuncia y si se muestra calmado no sospecharán nada y su crimen no será castigado. Hay dos hombres que le esperan en su asiento, le piden que le acompañe, su garganta solo puede emitir monosílabos, empieza a sudar. Todos en la oficina se levantan a ver que pasa. ¿Qué ha pasado? pregunta uno, era un buen hombre nadie sabe porque lo ha hecho, el juez lo castigará severamente. ¿ A quién se le ocurre, sin tener el título adecuado y sin el permiso del colegio , a quién se le ocurre resolver una integral?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada