Tiempo de reacción (2ª parte)

Bien, en el anterior post hablamos sobre lo que era el tiempo de reacción de una persona y como se podía calcular. En éste hablaré sobre su relación con la conducción y de por qué deben existir limites de velocidad.
En España el limite de velocidad en las ``Mejores carreteras'' como son las autovías y las autopistas es de 120 Km/h; muchos dicen que podría ser más alto, que los coches de hoy en día son más seguros que ... bla bla bla, el limite ese no solo está puesto teniendo en cuenta la seguridad de un coche, sino el tiempo de reacción de las personas. Me he entretenido un poco con el gnuplot (un programa muy bueno para hacer gráficas) y he realizado la siguiente gráfica:


La función de color rojo es aquella para la que el tiempo de reacción es muy pequeño, vamos, una persona con muchos reflejos. Se puede ver, que a 25 m/s (unos 90 Km/h) la distancia que recorres mientras tu cuerpo reacciona (con un tiempo de reacción estupendo de 0.5 seg) es de 12.5 metros, cualquier cosa que aparezca delante tuya (una pelota, un animal, un niño ...) a menos de esa distancia te lo comes, te lo llevas por delante. A 120 Km/h (unos 33 m/s) recorres unos 17 m. El hombre este que el juez le volvió a dar el carné porqué no presentaba ningún peligro para la vida, iba a 260 Km/h( unos 72 m/s). se llevaría por delante cualquier cosa que apareciera ante él a menos de 36 metros, suponiendo que tenga unos buenos reflejos.

2 comentarios:

  1. Hola. Sería muy interesante estudiar también la distancia recorrida antes de que el coche se parará. Al fin y al cabo da igual cuando se reaccione si al final te hace papilla. Para eso habría que estimar la potencia de frenado, algo con mucha relación con el post de "aprende a estimar".

    Hellmann

    ResponderEliminar
  2. Si tambien sería interesante, a esa distancia se le conoce como distancia de frenado, y en ésta influyen muchos factores, como el estado de la calzada, el de las ruedas, la pericia del conductor, el estado de los frenos etc...

    ResponderEliminar